Cada vez son más las personas que desean cambiar sus hábitos de consumo eléctrico y lo mejor es que tenemos oportunidades más cerca de lo que pensamos. De hecho, hay muchas posibilidades de hacer decoraciones de luz led exterior y en estas líneas hablaremos de ellos y de las ventajas que supone apostar por este tipo de bombillas.

Posibilidades de luces en el exterior

Si eres de esas personas que tienen un pequeño patio exterior o una azotea, esto te interesa porque colocar un aplique led de pared no solo puede ayudarte con el ahorro económico, sino también con un descuento energético. Estas luces destacan por permitir la creación de distintos ambientes gracias a la posibilidad de regular la intensidad de la luz.

De este modo, son perfectas para colocarlas en espacios exteriores como jardines o terrazas. Pueden ser instaladas tanto en el porche de un jardín como a lo largo del césped. De esta manera, si tienes una lampara exterior, estarás ayudando al planeta en términos de sostenibilidad. En cualquier caso, mostraremos las ventajas a modo de listado para que se vean más claras.

Echa un vistazo a nuestro catálogo de apliques de exterior
  • Bajo consumo. Tener una luz led de jardin permite un importante ahorro a final de mes, ya que la eficiencia de estas bombillas está basada en su vida útil, mucho más larga en comparación con otras luminarias tradicionales.
  • Ahorro en la factura de la luz. Relacionado con el bajo consumo, estas bombillas tienen un gran reclamo porque consiguen que las personas puedan ahorrar bastante en el consumo energético. Concretamente, el ahorro puede ser de hasta el 80 %.
  • Bajas emisiones de calor. Apostando por las bombillas led para luz del jardín estarás consiguiendo disipar el calor y, al mismo tiempo, evitarás una posible sobrecarga.
  • Luz nítida y brillante. Estas bombillas destacan por tener un encendido inmediato y evitan, en la medida de lo posible, los parpadeos.
  • Mayor vida útil. Como hemos comentado, la vida útil es mayor que otras bombillas, ya que pueden durar hasta 50.000 horas (unos seis años), mientras que una bombilla halógena tiene una duración media de 2.000 horas.
  • Fáciles de instalar. Al igual que otras bombillas, su instalación resulta bastante sencilla.
  • Control de intensidad lumínica. Otra de las ventajas es que algunas luces de este tipo cuentan con un sistema integrado capaz de regular y cambiar la intensidad de la luz y así obtener la calidez deseada. Incluso, disponen de un controlador manual a distancia.

En resumen, son muchas las posibilidades que ofrecen este tipo de luces y lo mejor es que puedes combinar la colocación de estas bombillas para conseguir los ambientes deseados en cada momento. Y todo ello con un ahorro energético y económico desde el primer momento.

¡Es el momento de apostar por la luz led exterior!